Gato siamés: un ‘Paul Newman’ felino

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Gato siamés: un ‘Paul Newman’ felino

El siamés es el arquetipo del gato guapo, cariñoso, juguetón, inteligente y, por si fuera poco, fácil de mantener. Una estrella de profundos ojos azules que solo exige atención emocional.

Quién no se derrite ante esa mirada con luz propia y esas formas elegantes. El siamés es una de las razas que mencionan sin dudar quienes no entienden para nada de variedades felinas, hasta ese punto llega su prestigio. James Dean, Elizabeth Taylor, Clark Gable, Lawrence Olivier, Vivian Leigh, Jane Fonda o John Lennon fueron rendidos admiradores de los siameses.

 

Aparte de guapo, el siamés es una de las razas felinas con un instinto gregario más desarrollado. Establece unos lazos entrañables con su amo y el resto de la familia. Por ello también es muy sensible a la soledad.
Los productores de la serie Embrujadas lo eligieron como misteriosa mascota de las tres hermanas protagonistas, y son célebres los dos estirados ejemplares de La dama y el vagabundo, tanto como Jason, el gato del mítico programa Blue Peter, de la BBC, que durante los años setenta disparó su cualidad de estrella mediática y doméstica en Gran Bretaña, el país que más ama los mininos.

 

Le sobran razones estéticas para semejante popularidad: cuerpo estilizado con miembros largos y finos, que confieren elegancia a cada movimiento pausado o enérgico; la cara afilada en cuña, los ojos almendrados y vivaces; una musculatura moderada pero atlética; la contrastada distribución del color con capas oscuras en los extremos de su anatomía: máscara, orejas, cola y finales de las patas, allí donde se concentra menor calor corporal. La cámara lo adora, ¿cómo no?

 

Carismáticos y gregarios

Pero este actor protagonista destaca sobre todo por el carisma de su carácter. El siamés es una de las razas asiáticas más sociables y con un instinto gregario más desarrollado. Establece unos lazos entrañables con su amo y el resto de la familia, incluidos los niños, y de hecho suelen calificarlo como gato-perro por su costumbre de seguir los movimientos de su humano predilecto por la casa, inspeccionar todo lo que hace, buscar el roce continuo o acurrucarse en el regazo a la menor oportunidad.

 

A diferencia de la gran mayoría de las razas gatunas, su fina inteligencia admite el adiestramiento en gestos sencillos como atender a la llamada o incluso llevar una correa para pasear por la calle si se le enseña desde pequeño.

 

Sin embargo, no se trata de un gato con tendencia a la sumisión o a la pasividad de peluche, todo lo contrario. Es inquieto, enérgico, cien por ciento curioso, siempre atento a cualquier novedad en su entorno, y bastante payaso por su tendencia a inventar juegos propios e integrar a los demás en ellos, desde robar calcetines a lanzarse por sorpresa sobre sus dueños. Ahí radica lo más atractivo de su personalidad: por un lado es particularmente afectuoso y empático, y por otro un derroche de energía independiente.

 

Su sociabilidad también lo hace muy parlanchín y emplea ese característico maullido ronco para reclamar cualquier atención de sus amos. No es raro que algunos adquieran la costumbre de hablar de tú a tú con su siamés.

 

Vulnerable a la soledad

Por todas estas características, este aristócrata gatuno encaja literalmente en el concepto de animal de compañía y no en el de mascota decorativa. Es muy vulnerable a la soledad: permanecer solo durante horas lo angustia y si no recibe un trato emocional adecuado puede deprimirse seriamente o incluso huir si se le presenta la oportunidad. No es raza para personas que vivan solas y pasen largas horas fuera de casa; sus dueños deben compartir ese mismo perfil siamés.

 

Claro que también existe una solución intermedia: adquirir un segundo ejemplar para que se hagan compañía mutua hasta el regreso del amo. Los veterinarios recomiendan un congénere de su misma raza porque a veces se muestran recelosos con otros tipos de gatos.

 

Para compensar esa exigencia emocional, el mantenimiento físico del siamés es muy sencillo: es poco caprichoso con la comida y su sedoso manto de pelo corto, casi sin pelusa, apenas necesita dos o tres cepillados al mes. El resto del tiempo, ¡a disfrutar de la película!


El gato siamés encaja literalmente en el concepto de animal de compañía y no en el de mascota decorativa. No es raza para personas que vivan solas y pasen largas horas fuera de casa. Copyright: Julicath y Brenda Carson (Istockphoto)

Paleta de pelajes

Paleta de pelajes

El Governing Council of the Cat Fancy (GCCF) de Gran Bretaña admite más de 30 variedades de color en los siameses. Algunos de los más frecuentes son:
• Seal Point, el crema original (en la foto grande).
• Lilac Point, gris con una ligera tonalidad rosada (arriba de estas líneas)
• Blue Point, gris con un ligero matiz azulado.
• Chocolate Point, café con leche.
• Sorrel Point, canela.
• Fawn Point, blanco marfil o magnolia.
• Apricot Point, de tono albaricoque.
• Tortie Point, con manchas a modo de caparazón de tortuga.

El ‘Diamante de la Luna’

El ‘Diamante de la Luna’

Llegó a Gran Bretaña por valija diplomática a mediados del siglo XIX procedente del antiguo reino de Siam (hoy Tailandia). No está documentado que el siamés fuera exclusivo de la realeza o de los templos budistas, como se ha repetido a menudo, pero sí que se trataba de una raza escasa y propia de casas burguesas o nobles.

El Tamra Maew (Libro de los poemas del gato), un manuscrito ilustrado (en la foto) que podría remontarse incluso al siglo XIV, lo llama Wichian Mat, que significa diamante de la Luna, y destaca su vinculación con la buena suerte. El biotipo de aquel felino permanece casi intacto en la variedad de siamés tradicional o Thai, más compacto y de hechuras más redondeadas que el siamés moderno por todos conocido.

Reportaje completo

nº 67 >>
página 42

verdeesvida nº 67