Prueba las mentas ¡de sabores!

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Prueba las mentas ¡de sabores!

¿Te imaginas unas hojas de menta que sepan también a chocolate? Sí, como un after eight, pero fabricado por la propia planta. ¿O que huelan a fresa? ¿O a jengibre? ¿A naranja o a pomelo? La hierbabuena que perfuma los mojitos y la menta inglesa con sus picantes notas de pimienta no son los únicos olores-sabores que estas hierbas aromáticas pueden ofrecer. Pásate por tu centro de jardinería y disfruta de las notas frutales, o florales (¡lavanda!), de la nueva colección de mentas.

¡Nada como tener en casa un tiesto con hierbabuena para esos apetecibles mojitos! Pero, ¿qué tal si les das un toque diferente a jengibre, a lavanda, o a naranja? La hierbabuena (Mentha spicata o Mentha viridis), la oscura menta marroquí (Mentha spicata ‘Moroccan’ o ‘Nahnah’), ingrediente esencial del fragante té a la menta, y la célebre menta inglesa (Mentha x piperita) son solo las más conocidas. En los centros de jardinería puedes encontrar hoy 15 variedades de mentas distintas: con notas de manzana, fresa, piña, naranja, pomelo, limón, plátano, chocolate, albahaca, incluso lavanda o ¡frutos rojos con nata! Una deliciosa colección, que además se puede cultivar en tiestos sin muchas complicaciones.

 

En los centros de jardinería puedes encontrar hoy mentas con notas de manzana, fresa, piña, naranja, pomelo, limón, plátano, chocolate, albahaca, lavanda y ¡frutos rojos con nata!
Puesto que son plantas vivaces provistas de un vigoroso rizoma que es necesario mantener bajo control, lo ideal es tener las mentas en una maceta. Incluso si conviven con otras plantas en una jardinera o el suelo deberían estar acotadas en su propio tiesto para poder mantener a raya los estolones aéreos y subterráneos que emiten para expandirse.

 

Estas plantas se pueden mantener al aire libre, ya que toleran un amplio rango de temperaturas: hasta -40º (zonas 3-10). Viven mejor si reciben el sol de la mañana o disfrutan de semisombra, y precisan un sustrato rico, fresco y profundo. No conviene que la tierra se seque, de modo que deberán recibir riego regular; mejor si se sumerge el tiesto en un cubo con agua. Son grandes consumidoras de nutrientes, por lo que agradecerán un aporte semanal de un fertilizante orgánico (nunca químico) en el agua de riego.

 

Hojas frescas, secas o en cubitos

Las mentas suelen alcanzar unos 30-50 centímetros de altura y producen un bonito follaje de color verde brillante u oscuro. Las hojas se consumen preferentemente frescas. Si se van a cosechar para secarlas, guardarlas en la nevera o congelarlas dentro de cubitos de hielo, conviene hacerlo antes de que las plantas florezcan. Después de la floración se deben cortar las matas por la base para que emitan hojas nuevas.

 

Se reproducen fácilmente por esquejes y división de mata en primavera (cada tres años, renovando completamente el sustrato), lo que permite regenerar los ejemplares. No atraen a las plagas, pero sí pueden sufrir hongos, especialmente la roya, que produce en las hojas manchas amarillas con el centro marrón. Como las hojas están destinadas al consumo no conviene aplicar fitosanitarios. Si detectas estos síntomas poda drásticamente los tallos. Lo mismo si aparece el oídio.

 

Las variedades de mentas que se mencionan en este artículo integran la colección bio de Corma Mentas mil sabores.


Mentas con sabor a fresa, manzana, plátano, chocolate, piña... y así hasta 15 distintas, entre ellas la hierbabuena para los refrescantes mojitos. Fotos: Corma

¡Cambia el aroma de los mojitos!

¡Cambia el aroma de los mojitos!

Las mentas de sabores permiten variar el perfume de los mojitos.
Foto: iStockphoto

Reportaje completo

nº 81 >>
página 52

verdeesvida nº 81