Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Semillas

Flor: verano

Hoja caduca

Temperatura alta

Pleno sol

Suelo rico, poroso y bien drenado

Riego escaso o moderado

COMO BAOBABS EN MINIATURA

En su medio natural, las plantas de Adenium obesum parecen pequeños baobabs, con sus obesos troncos en forma de botella y sus cortas ramitas, apenas rematadas por ramilletes de flores u hojas. En la isla yemení de Socotra pueden alcanzar varios metros de altura (subespecie socotranum). Las diversas subespecies revelan que el Adenium obesum proviene de la península Arábiga y varias regiones de África: el Sahel (de Mauritania y Senegal a Sudán), pero también Namibia, Sudáfrica, Angola, Somalia, Tanzania, Zimbabue.
Gracias a las hibridaciones se ha logrado producir preciosas variaciones tonales y corolas dobles y triples con pétalos con los bordes encrespados o acabados en punta (ver www.taiwan-adenium.com).

Reportaje completo

nº 73 >>
página 42

verdeesvida nº 73

PLANTAS DE INTERIOR

Adenium obesum

Rosa del desierto

Descripción

La rosa del desierto es una curiosa planta suculenta nativa del África subsahariana y la península Arábiga. Exhibe un tallo exageradamente abultado para las dimensiones de la planta, coronado por gruesas ramas grises rematadas por unas pocas hojas verdes lustrosas. A ello se suman unas delicadas flores en forma de trompeta. En estado silvestre, el Adenium obesum suele alcanzar entre 1,8 y 2,5 metros, pero en contenedores, su forma de cultivo habitual, el tamaño es mucho más pequeño. También se utiliza para bonsáis. En las regiones libres de heladas de España (zona 11) puede vivir al aire libre. Tolera la sequía, aunque pierde las hojas. Es de fácil mantenimiento.

 

Tronco, ramas y hojas

El tronco es un cáudice, un tipo de tallo basal de aspecto hinchado y extravagante, que generalmente está semienterrado. De él surgen unas pocas ramas más o menos retorcidas, marcadas por las muescas del follaje perdido. Solo se ven hojas en el extremo de las ramas; son coriáceas, carnosas, de forma oval, con el haz verde y el envés blanquecino; pueden medir hasta 10 centímetros.

 

Flores

Las flores, de tres a cinco centímetros de diámetro, tienen forma tubular y se abren en cinco lóbulos. Pueden ser rojas, fucsias, rosadas o casi blancas, en muchas ocasiones con degradados de color; la garganta es de color crema o amarillo pálido, con cinco estambres en el centro. La época de floración es el verano; en su medio natural se produce a lo largo de casi todo el año.

 

Cultivo y cuidados

Cultivar en tiesto la rosa del desierto permite mantenerla en el exterior durante los meses cálidos y llevarla a cubierto apenas la temperatura baja de 12º. Necesita pleno sol o mucha luz. El sustrato debe ser suelto, arenoso o pedregoso, bien drenado y fértil, neutro o alcalino. El riego ha de ser escaso en general; moderado en el período de crecimiento, dejando siempre que el sustrato se seque entremedias, y casi inexistente en otoño-invierno. Una aplicación de abono para crasas en primavera incentivará la floración. No es una planta proclive a las plagas y enfermedades, excepto si el sustrato se encharca o el ambiente es húmedo y frío, lo que favorece la podredumbre del tallo y manchas por hongos en las hojas. La savia es muy tóxica.

 

Foto: Peter Kremmer