Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Bayas negras no comestibles

Flor: verano

Hoja perenne

Temperatura media

Semisombra

Suelo humífero, bien drenado

Riego regular

DE LA FAMILIA DE LOS ESPÁRRAGOS

Es frecuente encontrar tallos de esparraguera en los ramos florales, especialmente de Asparagus plumosus —por eso se la llama esparraguera de las floristas—, aunque también de Asparagus densiflorus, esparraguera africana o helecho espárrago. De color verde tierno, el Asparagus densiflorus se caracteriza por tallos densamente poblados de cladodios fasciculados, cortos, aunque no filiformes. Exige los mismos cuidados que el plumoso, aunque es más sensible al frío. Ambas especies pertenecen al mismo género que los Asparagus officinalis, que abarca a los espárragos trigueros y blancos comestibles.

Reportaje completo

nº 57 >>
página 42

verdeesvida nº 57

PLANTAS DE INTERIOR

Asparagus plumosus

Esparraguera plumosa, Esparraguera de las floristas, Helecho plumoso

Descripción

Originaria de África del Sur, esta vivaz herbácea trepadora de raíces tuberosas luce como un tul vegetal gracias a sus cladodios (tallos con aspecto de hojas) fasciculados filiformes. Su imagen casi evanescente hace que a menudo se la confunda con un helecho. Es ideal como planta de interior, aunque también puede vivir al aire libre (USDA 9-11) en determinadas condiciones. 

 

Hojas, flores y frutos

Carece de hojas; presenta, en su lugar, esos cladodios finos como hilos, de color verde oscuro y verde tierno. La planta tiene forma de mata, con largos y ligeros tallos espinosos que surgen del órgano subterráneo de reserva en forma de finos brotes con aspecto de espárrago. Crece rápidamente y alcanza entre 40 centímetros y 1,5 metros de altura. En verano emite minúsculas florecillas blancas, dioicas, que dan lugar a pequeñísimas bayas negras no comestibles.

 

Cultivo

Exige un sustrato humífero, fresco y bien drenado, y un lugar luminoso aunque fuera del sol directo o en semisombra. Vive perfectamente en interiores en un tiesto individual, mejor si es pequeño y de barro. Puede vivir también al aire libre si el clima es suave, y siempre al abrigo del frío. Durante el invierno necesita una temperatura de 10 a 12 grados y menos riego. Precisa abono líquido cada 15 días en primavera.

 

Cuidados

Esta esparraguera se debe regar de forma regular; el sustrato ha de estar siempre húmedo en verano. Deben suprimirse al ras los tallos que ofrezcan un aspecto seco, pelado o amarronado, lo que se produce a menudo por falta de humedad ambiental o de luz. Le sientan muy bien las pulverizaciones con agua, que además mantienen a raya a la araña roja. Sus otros enemigos son la cochinilla algodonosa y el pulgón.

 

De interés

Se trata de una planta de crecimiento rápido que se multiplica fácilmente por división de mata.

 

Foto: Jinjian Liang