Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Solo en el medio natural

Flor: blanca, insignificante

Hoja perenne

Temperatura media y alta

Mucha luz, fuera del sol directo

Suelo rico y suelto

Riego escaso

LA PLANTA DE LA LOTERÍA

En El Salvador y Costa Rica, a las difembaquias se las llama lotería porque se cree que leyendo las manchas de las hojas se pueden adivinar los números que van a salir premiados. Las que más manchas exhiben son las Dieffenbachia maculata (en la foto, el cultivar compacto ‘Katherine’). Existen otras que prácticamente no tienen manchas, como la ‘Camilla’ o la ‘Tropic Marianne’, de hojas color crema o amarillo pálido, apenas con un reborde verde, o la variedad ‘Hilo’, de hojas enteramente verdes con las nervaduras claras.
Los numerosos cultivares compactos rivalizan no solo por los dibujos de las hojas sino también por la forma de las plantas: redondeadas, verticales, muy frondosas, o de pocas hojas grandes...

Reportaje completo

nº 69 >>
página 42

verdeesvida nº 69

PLANTAS DE INTERIOR

Dieffenbachia spp.

Difembaquia

Descripción

Entre las plantas de interior más populares, las Dieffenbachia ocupan un lugar privilegiado por la gran belleza de sus hojas, generalmente de color verde esmeralda con manchas blancas en forma de tachas o dispuestas en llamativos patrones. Las difembaquias pertenecen a la familia de las Aráceas, como los filodendros, con los que comparten la función purificadora que ejercen en el ambiente (ver artículo). Las distintas especies del género, todas procedentes de las zonas tropicales de América Central y del Sur, no soportan temperaturas menores de 5° (USDA 11).

 

Hojas

Se trata de una vivaz de tipo subarbustivo, con un tronco rígido y grueso en la base. Los ejemplares pueden alcanzar el metro de altura, pero existen también cultivares compactos, ideales para tiestos pequeños. Las hojas son perennes, carnosas y grandes, ovaladas y acabadas en punta, con una nervadura central muy marcada y un largo pecíolo. El follaje surge en forma de ramo. Existen numerosos cultivares (ver recuadro).

 

Cultivo y cuidados

Necesita un lugar luminoso pero fuera del sol directo, que quema las hojas, y un sustrato rico, ligeramente ácido, suelto y con buen drenaje, de modo que el agua no se encharque. Desde la primavera al otoño el riego debe realizarse cada cinco a siete días; si el sustrato no se ha secado, mejor no regar, especialmente en invierno. Agradecerá las pulverizaciones frecuentes con agua libre de cal. Si el sustrato se mantiene fresco (apenas húmedo) y goza de cierta humedad ambiental y una temperatura templada, no se resecarán las puntas y bordes de las hojas. Precisa abono para plantas verdes dos veces al mes desde la primavera al otoño, y una vez al mes en invierno. En condiciones de sequedad y calor puede ser atacada por la araña roja; conviene revisar el envés de las hojas, sobre todo en verano. Cada dos primaveras conviene cambiarla de tiesto para renovarle el sustrato.

 

Precauciones

Todas las partes de las difembaquias son tóxicas, tanto para humanos como animales. La savia produce edema y ulceraciones en las mucosas y puede provocar daños en los ojos. Por tanto se deben manipular siempre con guantes y extremando las precauciones.  

 

Foto: Oficina Holandesa de Flores