Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Brevas (junio-julio) e higos (ago-oct)

Flor: primavera

Hoja caduca

Temperatura media y alta

Pleno sol

Cualquier sustrato fresco y drenado

Riego moderado

LA PRIMERA PLANTA DOMESTICADA

Antes que la vid, el olivo e incluso los cereales. La higuera fue la primera planta que el ser humano domesticó como fuente de alimento. En 2006, un equipo de arqueólogos publicaba en la revista Science el hallazgo de nueve higos carbonizados en Gilgal I, un asentamiento de hace 11.200-11.400 años en el bajo valle del río Jordán. Ya que se trataba de frutos de higueras partenocárpicas, es decir, que producen higos sin polinización y son por lo tanto estériles, los científicos sugieren que fueron obtenidos de árboles deliberadamente cultivados a partir de ramas (esquejes). En la cuenca Mediterránea, las higueras suelen formar parte habitual del paisaje, incluso entre las ruinas.

Reportaje completo

nº 73 >>
página 38

verdeesvida nº 73

FRUTALES Y HUERTO

Ficus carica

Higuera

Descripción

La higuera es uno de los árboles más emblemáticos de la cuenca Mediterránea (su nombre específico deriva de Caria, una antigua región de Asia Menor). A sus cualidades ornamentales suma su producción de frutos tan dulces como deliciosos, y tan variados en el color de la piel —verdosos, rojizos, azulados, a rayas— y la pulpa como los cerca de 850 cultivares que existen. Es un árbol que se puede cultivar prácticamente en toda España; puede tolerar hasta -7º (zona 9) y se caracteriza por una alta resistencia a la sequía y el calor. Su ritmo de crecimiento es medio; más lento si el terreno es seco.

 

Tronco, copa y hojas

Empieza siendo un árbol erecto, pero luego la copa se ensancha. Suele alcanzar entre tres y nueve metros de altura. La corteza es lisa y grisácea. Las hojas son grandes, con tres o cinco lóbulos profundos, y de tacto áspero. Producen una densa sombra, aunque poco confortable ya que exudan una sustancia que pica. Son caducas.

 

Flores y frutos

Los higos son siconos, un tipo singular de fruto que consiste en un receptáculo globoso o en forma de pera, carnoso y hueco, en cuyas paredes interiores se hallan las flores y luego la pulpa formada por diminutas drupas. Las higueras de tipo común pueden producir dos cosechas al año sin necesidad de polinización: en junio-julio las brevas, más grandes que los higos, y entre agosto y octubre, los higos. Algunas solo producen higos y otras solo brevas. Entre las variedades de frutos más exquisitos destacan ‘Cuello de dama’ blanco y negro y ‘Gota de miel’.

 

Cultivo y cuidados

Si bien es capaz de vivir en cualquier terreno, incluso en una grieta entre las piedras, su suelo ideal es medianamente fértil, ligero y bien drenado. Una temperatura de 27-30º en verano favorece la fructificación; sufre con las heladas, sobre todo las de primavera. En los primeros años necesita riego regular; luego debe recibir agua con moderación, ya que el exceso le resulta perjudicial. Dadas sus poderosas raíces conviene plantarla alejada de las construcciones. No precisa ser abonada y es inmune a las plagas. La leche de higuera, su látex, irrita la piel.

 

Usos

La higuera se puede cultivar en un contenedor, e incluso en espaldera contra un muro en un lugar del jardín.  

 

Foto: iStockphoto / Malesnikov Uppsala