Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Racimos de drupas doradas

Flor: mayo

Hoja caduca

Temperatura media o alta

Pleno sol o semisombra

Cualquier sustrato bien drenado

Riego regular o escaso

UN ‘ÁRBOL SANTO’ NO TAN SANTO

Uno de los nombres en español de la Melia azedarach es árbol santo debido a que sus duras semillas solían emplearse en la confección de rosarios (en italiano se la llama precisamente albero dei rosari o dei paternostri). Sin embargo, el fruto en sí, aunque sirva de alimento a las aves, resulta venenoso para los mamíferos en general, incluido el ser humano; contiene neurotoxinas con efectos en los sistemas digestivo, respiratorio y circulatorio.
El género Melia debe su nombre al término con el que los griegos llamaban al fresno, por la semejanza de sus follajes. El específico azedarach es la latinización del nombre persa azadraxt. Sin embargo, la antigua Irán no es la cuna de estos árboles sino el norte de India y China.

Reportaje completo

nº 67 >>
página 36

verdeesvida nº 67

ÁRBOLES Y PALMERAS

Melia azedarach, Melia japonica

Melia o Cinamomo

Descripción

Este bello árbol caducifolio de origen asiático se adorna prácticamente todo el año con sus racimos de frutos esféricos de color dorado, producto de su abundante —y suavemente aromática— floración de primavera, con la que incluso suelen solaparse. De tamaño medio, la Melia azedarach puede alzarse hasta una altura de ocho a 15 metros. Crece rápidamente y, una vez establecida, es muy resistente: tiene baja necesidad de agua y es capaz de tolerar -10° (USDA 8-10). Se suele usar como árbol de sombra y es muy habitual en el arbolado urbano.

 

Hojas, copa y tronco

Las hojas son alternas, bipinnadas, formadas por pequeños foliolos de tono verde medio, lo que le confiere a la copa un aspecto ligero a la vez que frondoso. En la variedad ‘Jade Snowflake’ el verde se mezcla con un blanco crema. La copa es redondeada y puede alcanzar entre cuatro y seis metros de diámetro. En alguna variedad, como la ‘Umbraculiformis’, desarrollada en Texas, tiene forma se sombrilla. Las melias ofrecen una sombra de densidad media. Presentan una bella estructura de ramas a partir de un tronco por lo general corto (más largo en la ‘Umbraculiformis’). La corteza es de color gris oscuro, lisa o estriada según la edad del ejemplar.

 

Flores y frutos

A mediados de la primavera la melia se llena, literalmente, de panículas de pequeñas flores de cinco pétalos largos y estrechos de color lila pálido o blanco, entre los que destaca el tubo de color púrpura que contiene los estambres. Entre los racimos de flores sobresalen las hojas. Existe una variedad ‘Floribunda’, de precoz y muy abundante floración. Los frutos son drupas globosas de 1 a 1,5 centímetros de diámetro, de tono amarillo pálido (tóxicas); en invierno son el único ornato del árbol.

 

Cultivo y cuidados

La Melia azedarach se aviene a cualquier tipo de suelo, incluso pobre y seco, aunque si es fresco, fértil y con buen drenaje, progresa con mayor rapidez. Necesita sol pero puede vivir en semisombra. Resiste el calor y la sequía y vive muy bien en el litoral español. No exige cuidados especiales y resiste los trasplantes.

 

Usos

Es especialmente adecuada para paseos, en alineaciones, pero también resulta muy atractiva en solitario.

 

Foto: Mauro Guanandi