Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Largas vainas en otoño

Flores: marzo-abril

Hoja caduca

Temperatura media o alta

Pleno sol

Suelo calizo, profundo, bien drenado

Riego ligero

DEL AMOR, JUDAS Y JUDEA

El Cercis siliquastrum es conocido como árbol del amor, por la forma de corazón de sus hojas, o árbol de Judas, pues se cree que Judas Iscariote se quitó la vida colgándose en uno de ellos, a causa de lo cual crece encorvado. Pero también se lo llama árbol de Judea, de donde se supone originario, y algarrobo loco, debido a su parecido con esta especie. Su nombre genérico, Cercis, deriva del griego kerkis (lanzadera) y alude a la semejanza de sus vainas con este útil de los telares.

Reportaje completo

nº 48 >>
página 33

verdeesvida nº 48

ÁRBOLES Y PALMERAS

Cercis siliquastrum

Árbol del amor o árbol de Judas

Descripción

Originario del sur de Europa y Asia occidental, este árbol caducifolio pequeño, cuya altura ronda los seis u ocho metros, se caracteriza por tener un tronco de corteza lisa y rojiza, y copa irregular con un ramaje tortuoso. En primavera se llena de flores rosadas que aparecen sobre las ramas desnudas. Suele formar parte del arbolado urbano (en la foto, un árbol del amor de la calle Almirante, en Madrid).

 

Hojas

Simples y alternas, con forma acorazonada de 7 a 12 centímetros de longitud. Son de color verde en el haz y verde azulado en el envés.

 

Flores

A comienzos de la primavera ofrece una llamativa y densa floración de color rosa. Las flores, agrupadas en racimos de tres a seis unidades, pueden permanecer largo tiempo en el árbol una vez secas. En otoño de lleva de largas vainas marrones.

 

Cultivo

Necesita suelos calizos, profundos y muy bien drenados. Amante de la luz, prefiere los climas cálidos, aunque soporta temperaturas de hasta -10º C. Resiste bien la sequía, pero no tolera el encharcamiento. También le afecta negativamente el viento, ya que puede partir su tronco y ramas, lo que provocaría su muerte.

 

Cuidados

La poda es necesaria, preferentemente en días secos y de calor, para mantener el tronco recto, ya que desde pequeño tiende a ramificarse en zigzag. También hay que abonarlo una vez al año, antes de la floración en primavera. Es muy sensible al ataque de pulgones y cochinillas.

 

De interés

Se suele usar como arbusto ornamental, gracias a su denso follaje con ramificación abundante desde el suelo.