Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Drupas de color negro azulado

Flor: abril-mayo

Hoja perenne

Temperatura alta o media

Sol o semisombra

Suelo fértil, arenoso, fresco

Riego moderado

UN ALCANFORERO DE 1.500 AÑOS

En Japón viven los alcanforeros más grandes y venerables (muchos de ellos se hallan en santuarios) del mundo, entre ellos el más viejo del que se tiene noticia: Kamou no Ohkusu, de al menos 1.500 años. Alcanza los 30 metros de altura y su tronco medía 24,22 metros de circunferencia en 2001 (40 metros a nivel del suelo). Se halla en el templo sintoísta Hachiman-jinja, en la prefectura de Kagoshima, al sur del archipiélago. Japón conserva otros cinco alcanforeros con troncos de más de 20 metros de circunferencia.
Esta especie pertenece a la familia del laurel y al género Cinnamomum, de árboles o arbustos que se caracterizan por la presencia de aceites aromáticos en sus hojas, corteza o madera, entre ellos el árbol de la canela (Cinnamomum verum).

Reportaje completo

nº 78 >>
página 40

verdeesvida nº 78

ÁRBOLES Y PALMERAS

Cinnamomum camphora

Árbol del alcanfor, Alcanforero

Descripción

El alcanforero podría servir perfectamente de arquetipo del árbol por su armónica y brillante copa, fruto de una buena estructura de ramas y un luminoso follaje verde. Este precioso árbol nativo del sur de la China, Taiwán y Japón destaca en cualquier parque o jardín. Es feliz donde las temperaturas son suaves (zonas 9-10) y no tolera las heladas, por eso en España solo vive bien en la Cornisa Cantábrica y las regiones próximas al Mediterráneo. Desarrolla entre cinco y 15 metros de altura y crece rápidamente. De su madera y hojas se ha extraído tradicionalmente el aromático aceite de alcanfor.

 

Tronco y follaje

Los ejemplares añosos exhiben troncos verdaderamente esculturales, recubiertos, así como las ramas, de una corteza grisácea muy rugosa. El follaje es perenne y está formado por hojas coriáceas ovales y acabadas en punta; lucen matices rosados cuando nacen y adquieren un tono verde vivo que resplandece bajo el sol. En la variedad glaucecens son azuladas. Cuando las hojas van a caer se vuelven de un intenso color rojo. Desprenden un olor agradable cuando se estrujan.

 

Flores y frutos

Las flores son insignificantes, de color blanco crema o amarillento. Atraen a las mariposas. Dan paso a pequeñas drupas redondas de color azul oscuro o negro, no comestibles, que encierran una semilla de gran dureza.

 

Cultivo y cuidados

Puede situarse a pleno sol o en semisombra, en un lugar donde esté protegido de las heladas y el viento, que puede quebrar las ramas más delgadas. Prefiere los suelos ricos, frescos y ligeros, y por lo tanto bien drenados. No obstante, se adapta a otros sustratos, así como a cualquier pH. Las mejores épocas para plantarlo son la primavera y el otoño. El riego ha de ser moderado o escaso una vez establecido. No sufre plagas ni enfermedades reseñables y no necesita poda, o en todo caso ligera.

 

Usos

Debe plantarse en un lugar del parque o jardín donde pueda desarrollar y lucir su gran porte sin impedimentos. Es también un buen árbol de sombra. Tiene un sistema radicular muy potente, de modo que se debería evitar la proximidad a construcciones y pavimentos. Se puede cultivar también en un gran contenedor.

 

Foto: Istockphoto